MMPI-2 (Recarga 25 usos electrónicos) Inventario Multifásico de la Personalidad Minnesota®-2. Edición revisada

$556,920 IVA Incluido

  • Presentación: Tarjeta electrónica 25 usos
  • Evalúa: Adultos.
  • Aplicación: Individual o colectiva.
  • Tiempo de aplicación: De 60 a 90 minutos (567 reactivos falso/verdadero).
  • Dirigido a: Psicólogos acreditados y/o estudiantes de psicología avalados por alguna institución o algún profesional acreditado.
  • DR ©: 2015
  • ISBN: 103-6

blog_04.png

 

1 disponibles

Descripción

Guía del editor para la administración remota de los instrumentos MMPI

Las pruebas psicológicas remotas implican la administración por Internet de una prueba psicológica desde una ubicación remota, en lugar de las pruebas en persona administradas por un profesional o un asistente capacitado. Es una tendencia práctica emergente discutida en la literatura considerado un subconjunto de servicios etiquetados como telepsicología, telepráctica y telemedicina (entre otros términos).

Esta guía está dirigida a profesionales que estén considerando la administración remota de MMPI. Se alienta a los usuarios a consultar las Pautas de la Asociación Americana de Psicología para la práctica de la telepsicología (2013) para obtener orientación general sobre la práctica telepsicológica.

Las pautas de la APA para la práctica de la telepsicología alientan a los psicólogos a considerar los problemas únicos que pueden surgir con los instrumentos y los enfoques de evaluación diseñados para la implementación en persona.

Las pautas de la APA establecen:

“Cuando se realiza una prueba psicológica u otro procedimiento de evaluación a través de la telepsicología se promueve que los psicólogos garanticen la preservación de la integridad de las propiedades psicométricas de la prueba o el procedimiento de evaluación (por ejemplo, confiabilidad y validez) y las condiciones de administración indicadas en el manual de prueba, cuando se adapta para su uso con tales tecnologías” (Grupo de trabajo conjunto para el desarrollo de pautas de telepsicología para psicólogos, 2013, p. 798).

Existe amplia evidencia de que la confiabilidad y validez de los puntajes de las pruebas MMPI se conservan cuando la prueba se administra por computadora o tableta (por ejemplo, Finger & Ones, 1999; Forbey & Ben-Porath, 2007; Menton et al., 2019; Roper, Ben-Porath y Butcher, 1995). La segunda recomendación, que preservan las condiciones de administración indicadas en el manual de prueba, es el desafío clave asociado con la administración remota de MMPI.

Las pautas de administración articuladas en los diversos manuales de instrumentos de MMPI identifican la necesidad de una administración de prueba supervisada. Por ejemplo, las pautas de administración de MMPI-2-RF indican: “Los Estándares para las Pruebas Educativas y Psicológicas (Estándar 5.6) requieren que los usuarios de los exámenes hagan esfuerzos razonables para proteger la integridad de los puntajes de los exámenes al eliminar las oportunidades para que los examinados obtengan puntajes fraudulentos. Aunque el MMPI-2-RF es una prueba autoadministrada, la finalización del inventario debe ser supervisada por un usuario calificado o un técnico que trabaje bajo la supervisión de un usuario calificado. La supervisión adecuada asegura que el examinado complete el inventario por su cuenta, que cualquier evento inusual ocurrido durante la prueba se registre y pueda considerarse en la interpretación de los resultados de la prueba, y que se mantengan las condiciones que conducen a la obtención de información óptimamente válida. La supervisión no requiere que la persona que administra la prueba esté en la misma sala que el examinado durante la sesión, aunque es deseable que el examinado esté dentro de la línea de visión del supervisor. Los materiales MMPI-2-RF no deben enviarse a casa con los examinados (en entornos institucionales) ni se debe permitir que los examinados completen el instrumento en sus habitaciones o en cualquier otro lugar donde no sea posible la supervisión. Los estándares (5.7) también establecen que los usuarios de prueba son responsables de proteger la seguridad de los materiales de prueba en todo momento” (Ben-Porath y Tellegen, 2008/2011, p. 19).

Al confiar en la administración de pruebas remotas de los instrumentos MMPI, estas recomendaciones pueden seguirse mejor confiando en un supervisor en el sitio. Las pautas de la APA para la práctica de la telepsicología indican que: “Los psicólogos pueden considerar el uso de un asistente capacitado (por ejemplo, un supervisor) en las instalaciones de ubicación remota, en un esfuerzo por ayudar a verificar la identidad del cliente/paciente, proporcionar el apoyo necesario en el sitio para administrar ciertas pruebas o subpruebas, y proteger la seguridad de las pruebas psicológicas y, o el proceso de evaluación” (Grupo de trabajo conjunto para el desarrollo de pautas de telepsicología para psicólogos, 2013, p. 798).

Si es factible, la disponibilidad de un supervisor en el sitio para llevar a cabo las tareas que se acaban de describir satisfaría mejor la necesidad de una administración supervisada de MMPI. Si esto no es factible, la supervisión remota se puede lograr a través del monitoreo audiovisual. Específicamente, el examinado debe estar sentado para que pueda ser observado en pantalla por la persona que supervisa la administración remota, y el audio debe estar habilitado para que el administrador del examen y el examinado puedan comunicarse. Deben tomarse las precauciones adecuadas para identificar adecuadamente al examinado. Cualquier evento inusual que pueda ocurrir durante la prueba debe anotarse y considerarse en la interpretación de los resultados de la prueba.

Marca

Editorial Manual Moderno